Blog de cuentosynanas

Blog personal

Noticias y comentarios personales

La Navidad

Escrito por cuentosynanas 20-10-2014 en navidad. Comentarios (0)

Actualmente me encuentro preparando el estreno de la obra "En busca de la Navidad". Lucía es una niña de 7 años que quiere ver nevar dentro de la habitación...Creará un máquina que no funcionará. La aventura comienza en un desguace con cosas inservibles o con taras. Lucía recogerá objetos navideños para completar la imperfecta Navidad. En breve subiré el cuento!


Se estrenará en el CEIP 8 De abril el 16 de diciembre


Alba y su obra

Escrito por cuentosynanas 20-10-2014 en estreno. Comentarios (0)

Al final del arco iris y la castañera se estrenaron en el colegio público 8 de abril en San Antonio de Banagéber.


En estas dos páginas se puede ver el trailer de la obra y en el bandcamp se puede escuchar la banda sonora

https://www.youtube.com/watch?v=ynATTYpf7xY

https://abrildel76.bandcamp.com/album/al-final-del-arco-iris



Al final del arco iris II

Escrito por cuentosynanas 20-10-2014 en sonreir. Comentarios (0)

Alba ha recorrido el arco iris y se ha fundido por fin con cada color que conforman su forma, su estado, sus características, su personalidad, su corazón. El final del camino es el principio de todo, repetía sin cesar. Al día siguiente del principio de todo, Alba despertó por el canto del bosque. Las aves silbaban pequeñas y tímidas canciones desde el amanecer y, poco a poco, le hacían despertar de su nube particular. A su alrededor todo brillaba con luz propia, como las estrellas. Miró el cielo y vio la estela del arco iris. Cada vez más turbio, pero sin embargo, allí estaba. Contemplarlo  le daba seguridad y ánimos para seguir por su camino hacia la felicidad. El rocío de la mañana le  refrescaba y confortaba. Rozaba las hojas en su cara y dejaba que las gotas se deslizaran lentamente hasta acabar su recorrido en los mechones de su pelo. Eran sensaciones novedosas y desconocidas que quería vivir con celo, sin prisa, despacio. Oler una flor, sentir la yerba mojada en sus pies, probar piñones, manzanas, saludar a los animales...Cuando menos importancia tenía el tiempo para ella, siete hermanos vestidos con traje de chaqueta y corbata se le presentaron de forma abrupta y de sorpresa.  Alba se presentó cordialmente. Uno a uno dando un paso hacia delante se presentó rápidamente. Hola, me llamo Lunes. Hola me llaman Martes. Hola, soy Miércoles. Hola, soy Jueves. Hola, soy Viernes. Hola ,soy  Sábado y este es mi hermano Domingo. En primer lugar Alba se sorprendió por la rapidez en la que se presentaron. Había olvidado cada uno de sus nombres excepto del último que no habló, sino que le presentó su hermano. Alba les preguntó: ¿Qué queréis de mi? ¿Puedo ayudaros?. El señor Lunes se puso hablar primero. Alba dedujo en seguida que él era el representante o por lo menos, el mayor de todos. Buenos días Alba, me ha llegado un aviso con carácter urgente de que viniéramos a presentarnos antes que sea demasiado tarde. Alba preguntó: ¿Demasiado tarde para qué?. Somos los días de la semana! hemos venido a organizarte el tiempo. Has de saber que cada uno de nosotros vamos a acompañarte cada día para que no te pierdas en el tiempo. Tenemos una lista de tareas y funciones que cumplirás cada día. Es muy importante que sigas los pasos para que no te pierdas en tu felicidad.

Para seguir deberás estudiar estas hojas y no saltarte el protocolo. A partir de hoy, a mí, Lunes, no me aprecies demasiado. Pero tranquila, no me importa, asumo este papel. Es un rol que he adoptado desde bien pequeño. Apenas dicen mi nombre y la gente se viene abajo. Así que, tú no dejes de hacerlo.

Alba estaba un poco aturdida...no entendía bien el significado de esta nueva aventura. Le preguntó por Domingo, que por qué no hablaba. Lunes le contestó: Domingo nunca habla por miedo a equivocarse. Hay quien le quiere y hay quien le odia. Por eso prefiere no decir nada, por prudencia. Otra palabra nueva para Alba...Prudencia. Entendía que estaba ligada a la cautela y que era mejor no indagar en ella.

Viernes y Sábado eran altos e iban bien peinados. Alba tampoco tuvo que preguntar por ellos ya que entendía que eran los más valorados y queridos.

En seguida se fueron y Alba se despidió de ellos. Se puso a leer todas las hojas para no perder el ritmo. Empezó a organizar sus tareas por preferencias y órdenes estrictas.

Pasaba por allí el tucán y Alba le saludó. Tucán!!!!! feliz lunes!! Tucán le respondió: Feliz día primero del principio de todo!!

Alba le contó lo de los días de la semana y las normas y deberes para cada día. El Tucán pensativo buscaba las palabras adecuadas para explicarle a Alba el sentido de los días. Siguió pensando...Pasaba por allí su amigo el Búho y lo llamó para que viniera y le ayudara. El Tucán le preguntó: Amigo Búho, ¿puedes explicarle a mi amiga Alba el sentido de los días de la semana?

El amigo Búho abrió los ojos y frunció el ceño como desconcertado. Pero sí que tuvo unas palabras para Alba: ¿Has llegado al final del camino? Alba le dijo: Siiiiiii!!!!. Bien hecho! Verás, cuando llegas al final del camino aparecen deberes y obligaciones. Tendrás que elegir caminos, tomar decisiones, asumir responsabilidades, decidir tu futuro, por dónde quieres ir y adónde quieres llegar. El final del camino es el principio de todo. Ahora empiezas un viaje a la felicidad en el que nunca más volverás a estar sola...no te dejaremos sola ante ningún peligro, siempre estaremos cerca de ti. Sólo tendrás que llamarnos y estaremos a tu lado. Los días, las horas, las estaciones, el vuelo de las estrellas, los ciclos de la vida...los años.

Vaya rollo_Pensó Alba. Y si el lunes es el principio....por qué tanto rechazo? A mi me gusta empezar las cosas, los días...es bonito pensar que el lunes empieza mi vida...

El Búho le dijo: El lunes empezará tu vida, el martes sabrás que el sueño es realidad, el miércoles harás magia, el jueves verás que ha valido la pena, el viernes volverás sonriente a casa, el sábado descansarás, el domingo verás que tu vida es perfecta y el lunes empezará tu vida...

Alba sonrió y volvió a su árbol del bosque bailando a son de los pasos que le enseñaron los duendecillos aquellos tan graciosos. De camino paró un rato para saludar a sus amigos los conejos. Y desde una flor asomó la mariposa para regalarle unos colores.

Alba se acostó y volvió a soñar. Esta vez con los días de la semana. Era un nuevo reto y una nueva aventura en su vida.

Al amanecer se presentó el martes amablemente. Alba le dio los buenos días y éste le recordó algunas cosas que debía hacer para ser feliz. Lo mismo pasó el miércoles, el jueves, el viernes y el sábado. Cuando llegó el domingo...Alba lo encontró escondido detrás de un arbusto. Con miedo y algo de temor se acercó a Alba sin de decir palabra. En una nota le daba sus tareas. Alba lo abrazó con fuerza y recordó a su querido oso. En ese momento, el domingo recuperó su confianza y su habla. Se sentaron en la yerba y hablaron durante mucho rato.

Al día siguiente, el lunes volvió a Alba para darle nuevas tareas. Alba empezó a recibirlo con una sonrisa. El lunes se sorprendió ante tal radiante bienvenida. Y así pasaron las semanas. Cada lunes Alba le conquistaba con su feliz sonrisa. Poco a poco el lunes fue cediendo hasta que un día sorprendió a Alba con unos dulces y cordiales buenos días....A su vez le confesó que esperaba con ansias verla y que la quería...Alba entonces supo que los días eran cada vez más grandes, más importantes, más felices y más intensos. Alba se enamoró de cada tarea y se emocionó con cada semana...Y sigue acariciando los segundos silbando canciones desentonadas que sólo ella conoce. A veces piensa que la vida son tan sólo 5 minutos, aunque entonces alguien en el bosque le recuerda que un día dura 24 horas. Pero ella sabe que su aventura, su historia se resume en apenas cuatro líneas, en  cuatro palabras, en cuatro versos...No dejes de sonreir.


El final del camino I

Escrito por cuentosynanas 19-10-2014 en alba. Comentarios (0)

Al final del arco iris

  En un tiempo en el que los castillos eran de oro y los corazones de piedra, una reina llamada Alba vivía encerrada entre sus collares, sus anillos, sus monedas y sus aires de grandeza. El castillo de la reina era frío,negro y sucio. Tan grande era que las arañas tejían sus telas en cada esquina. El salón real era grande. Su dormitorio gigante. La cocina inmensa y el jardín descomunal. Desde la ventana del castillo no se veía más que noche, niebla y las ramas de algún árbol centenario. Realmente daba miedo. Tanto que la reina vivía sola en él. El rey fuerte y valiente salió un día en busca de alegría para su Reina. Se fue  una madrugada helada para volver con el calor de una madrugada cálida, pero nunca regresó. La reina esperó y esperó…pero él ya no volvió.

  La reina Alba era una mujer joven, hermosa, rica y ciega. Perdió la vista de repente un día. La leyenda dice que dejó de ver porque no tenía nada que ver. La oscuridad y el silencio, le ayudaba a desplazarse por su castillo. La única compañía que toleraba, una gallina, llamada Clota,la gallina más deseada de todos los reinos, puesto que cada día ponía un huevo, de oro macizo. La reina sabía que, mientras tuviera esa gallina, siempre tendría riqueza.

  Un día al mes,sólo uno, las gentes del pueblo acudían a pedir ayuda a su reina. Iban padres, niños, enfermos, cualquiera lo suficientemente necesitado para resistir su despotismo e indiferencia. Sus palabras favoritas: "¡No,no,no!". No le gustaba ayudar porque no sentía nada.

  Y así pasaron las horas, los días, las semanas, los meses y muchas montañas de oro. Pero un día la gallina  puso un huevo muy raro. Sus colores eran puros, intensos y resplandecientes.  La reina Alba, al coger el huevo, se dio cuenta que algo pasaba. Sus ojos, se estremecieron ante tanto resplandor. Este huevo era ligero, apenas tenía peso. La reina iba de aquí para allá con el huevo, miles de pensamientos  la agitaban, sintió miedo,  se estremeció y chilló: "Los días de oro están  contando su fin".

   Cerca del castillo paseaba una campesina que escuchó  el grito y entró para ayudar a su reina.

- "¿Qué ocurre mi reina?"-le preguntó temblorosa la campesina, pues jamás estuvo tan cerca de la reina Alba.

-"¡Mira! ¡Mira este huevo!…¡Dime que es de oro!"- gritó desesperada la reina.

   La campesina, mirando el huevo y medio temblando le contestó: "Es precioso…pero no, no es de oro".

  La reina Alba clamaba con los brazos extendidos, de un lado a otro:"¿Para qué quiero yo un huevo precioso y que además me hace daño a los ojos?¿ Para qué?"- Repetía y repetía .

  La joven campesina se atrevió a contestarle:"¿Igual quiere decirte algo el huevo?. Sí,sí, escuchalo, desde aquí llega un ruido…" Alba cogíó el huevo con su mano y lo acercó a su oreja. El huevo emitía un extraño sonido y vibraba con ligereza. La campesina musitó: "Reina, no puedes ver sus colores, pero tiene los colores del arco iris".

  -"¿ El arco iris?"- Dijo Alba. "¿Qué es el arco iris?..."

  La campesina le empezó a contar  que existen los colores; el arco iris aparece en el cielo sólo de vez en cuando, mostrando todos sus colores: rojo, azul, amarillo, verde, naranja…La reina con su voz potente le interrumpió:" seguro que eso es mentira, sí eso,  son todo mentiras. Máaaarchate yaaaa".

  La campesina abandonó el castillo y la reina volvió a quedarse sola con su gallina. Aquel huevo misterioso brillaba cada vez con más fuerza. La reina se acordó de unas palabras que le enseñó su abuela para repetir en momentos en los que sintiera miedo "abacatumba, abacatumba. catum"…Repitiendo estas palabras varias veces y girando sobre sí, Alba abrió los ojos y miró a su alrededor.

  Todo era verde, alegre, luminoso, vivo…al principio creyó que podría ser un sueño y por eso Alba se pellizcó. Los pájaros volaban mientras silvaban, las mariposas revoloteaban por las flores y no habían muros, ni paredes, ni velones... Se respiraba aire puro, olía a flores, hierba mojada, árboles. Alba cerró con fuerza los ojos y volvió a abrirlos. Era real. El huevo vibraba con más fuerza en su bolsillo. Lo cogió y volvió a escuchar con atención. Oía un "tic tac" desconocido. Los colores del huevo coincidían con los del arco iris, repetía en su cabeza Alba. 

  -"¿Dónde estoy? ¿qué tengo que hacer? ¿Dónde tengo que ir?¿Alguien que me ayude?"- vociferaba entre los árboles Alba

  De repente acudió volando un tucán, revoleteó alrededor de Alba y se paró a su lado. Ella se asustó y le preguntó si le iba a hacer daño.

  - "¿Por qué iba a hacerte daño?"-contestó el tucán. "No te conozco…¿Quién eres tú?".

  -"¿Quién soy yo?. Soy una reina muy poderosa, la gran reina Alba"- Exclamó Alba.

  -"¿De qué te ríes? ¡Soy reina! Mis riquezas me convierten en la reina más poderosa".-Contestó Alba con gesto altivo.

  -El tucán respondió: " Aquí en el bosque no hay reinados ni reinas. Todos somos grandes e importantes. La Naturaleza nos cuida siempre y lo tenemos todo con ella".

  -Alba gritó:"¿ Quién es esa naturaleza?  Quiero hablar con ella inmediatamente. Que se postre ante mí!. Naturaleza, Naturaleza, quién será esa Naturaleza. Te ries de mí, pájaro insolente".

  -"Creo que te has perdido Alba…¿Dónde has estado todos estos años? La naturaleza somos tú y yo, las mariposas, los árboles que nos rodean,el agua, el aire que respiras…todos somos la Naturaleza. ¿No lo sabes Alba? "-Le contestó el pájaro.

  -"Pájaro, pájaro, tucán, no te marches... Dime si sabes qué es el arcoiris"-Dijo Alba, con una voz muy triste.

  El tucán, mientras se marchaba,  dijo: "El arco iris es el principio y el final de todo. Ja,ja,ja... Acabas de empezar tu viaje a la felicidad…déjate llevaaaaaaaaaarrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr…."

  El tucán izó el vuelo y se perdió por el horizonte. Alba decidió seguir buscando el arco iris. Aún no sabía dónde le llevaría su estraña aventura y menos aún qué se encontraría allí. Pero se puso en camino. Se dio cuenta de que ocurría algo extraño… Algo le invadía todo. Era un sonido melódico, tierno, agradable y lleno magia. Anduvo unos pasos y encontró apoyado en un árbol a un duende tocando la flauta. Alba se acercó con sigilo y se puso a su lado y le preguntó qué era eso que sonaba.

  -"Es Música"-dijo el duende mientras paraba de tocar su canción

  -"¿Música? ¿qué es música?"- preguntó asombrada Alba

  -"Música es todo, es la armonía, el tiempo, el silencio, el ritmo... Música es todo junto"- Contestó el duende. "¡Esos tambores que irrumpen son de mis hermanos . Tocan blancas, negras, corcheas y semicorcheas..."

  Alba y su nuevo amigo marcharon siguiendo el estallido de tambores, flautas y cajas. En seguida encontraron a dos duendecillas que bailan a ritmo de la música. Sacaron a bailar a Alba y bailaron alegremente. Pero los duendes en cuanto acabó la música, se fueron corriendo y Alba no pudo ni despedirse. Se quedó paralizada, mirando y buscando no sabía bien a quién o qué. Cogió el huevo de su bolsillo. Seguía vibrando y sonando ese "tic, tac". Ya sabe que aquello que escuchaba tiene ritmo…Una sonrisa asoma en su cara y exclama: "¡Los colores del arco iris ya no solo tienen colores, también música". De repente,  Alba ve en el suelo un libro que antes no estaba. Todo le parece extraño pero se deja llevar…Lo. Le sorprenden las hojas, las palabras, ya que no sabe para qué sirve.

  -"Please…my book!. Gime my red book!"- chillaba y chillaba un conejo

  -"¿Cómo? ¿qué dices?¿eres una rata? ¿Quéeeee?"- le gritó Alba, pues el conejo muy nervioso y no paraba de gritar aquellas palabras." No te entiendo y no paras de saltar y hablar"- Intentaba Alba hacerse oir entre aquel ser que no sabía muy bien qué era y qué decía.

  De repente, apareció otro conejo, qué también gritaba y gritaba palabras que Alba tampocono comprendía. No paraban de saltar, gritar y señalar el libro. Por arte de magia, se pararon y el segundo conejo, señalándo con su dedo a Alba, empezó a reirse. Los dos se reían sin parar, tanto, que Alba también empezó a reir y no podía parar.

  -"Dale su libro, por favor"- gritó súbitamente el conejo.

  -"¿Esto es un libro?. ¿Y para qué sirve esto?- dijo Alba, mientras se lo entregaba a los conejos.

  -"Los libros cuentan historias, enseñan, nos ayudan, nos dicen cosas bonitas…nos ayudan a vivir. Pero tú no tienes la llave secreta"-Le dijo el conejo

  -"¡Yo no entiendo nada!- Le contestó Alba." ¿Qué llave es esa? Dime dónde está y te daré mucho oro".

  -"Jajajajaajaja…Oro...oro...Jajajaj.  La llave es la lectura…y no se vende ni se da…se aprende poco a poco".

  -"¿Y quién me enseñará la lectura a mí?. ¡Soy la reina, tú debes de enseñarme la lectura"-mandó Alba mientras le miraba con la cabeza bien alta.

  -"Las reinas ni saben ni quieren leer, sólo quieren mandar,mandar,mandarrrr"- Y mientras decía esto el conejo, se alejaron a toda prisa sin ni siquiera despedirse.

 Alba no se sorprendió de la marcha inesperada de los conejor. En aquel lugar todos sus habitantes lo hacían así. Se sentó y miró esperando a un nuevo visitante que le diera más indicaciones para encontrar el arcoiris. Cerró los ojos y se dejó embriagar por todo lo que le rodeaba. Alba, por primera vez…sueña. Sueña con el tucán volando entre los árboles, con los duendecillos y el baile improvisado, con libros, con conejos, con huevos de colores y con el arco iris. En su sueño el huevo late con fuerza y dice "tic tac". En su sueño una voz potente grita" cooooraaaazóooon".

  Alba despierta sobresaltada. Su corazón late con fuerza. Pone su mano en el pecho y siente un pálpito constante. Su corazón habla con latidos. Los mismos que los del huevo. Ahora, más que nunca, acoge el huevo en su pecho y lo toca con ternura. En el suelo encuentra paja y hace un nido. Lo coloca suavemente en él y continúa el camino hacia el final del arco iris. Y mientras marchaba absorta por todo lo que le rodea, tropieza con una piedra y cae al suelo. Un zorro que pasaba por ahí le coge el huevo. Alba le grita: Dame el huevo! Es mío. El zorro le contesta que no. Ella vuelve a pedírselo por favor. El zorro le dice que no. Alba le persuade: Zorro bueno, dame el huevo y….te daré mi anillo de oro. El zorro le dice que no, que quiere un abrazo. Alba se sorprende porque no sabe lo que es eso. ¿Qué es un abrazo?¿dónde encuentro yo uno de esos?_le pregunta. Los abrazos los llevamos puestos. Ah si? Dónde? El zorro se acerca a ella y le coge los brazos y se los echa por encima. Esto, con fuerza,  es un abrazo. Prueba tú ahora…verás como no duele, ni cuesta nada.. Alba incrédula lo intenta y cuando lo abraza siente que su cuerpo pesa menos y que su corazón late cada vez con más  fuerza. El zorro contento se aparta y se confunde con el bosque. Alba se ha quedado quieta, relajada, ligera. De forma muy tranquila se agacha y vuelve a coger el huevo. Esta vez lo abraza y lo siente cada vez más suyo. Sigue vibrando, palpita,  parece que se comunica (Alba habla con él sin obtener respuesta). Alba levanta el huevo hacia el cielo y señala el arco iris. Juntos de nuevo siguen su camino.

Alba de repente se para en seco. Intenta andar pero no puede. Ni puede adelantar ni retroceder. Sus pies están clavados en el suelo. Intenta moverlos con sus manos…pero nada. A su alrededor, silencio. No hay movimiento. El tiempo se ha detenido. Alba cierra los ojos y recuerda su castillo. Recuerda aquellos pasillos fríos, la quietud de la soledad, el solaz de la noche. De repente cae una tormenta. Truenos. Relámpagos. Alberga una extraña sensación  y por primera vez llora de miedo.

Un caracol que estaba allí detenido, habla y le dirige estas palabras: el miedo paraliza. Nunca mires atrás, ni te arrepientas. El final de tu camino está cerca. Corre Alba, corre!!! Corre tan rápido que puedas dar cuerda al reloj del tiempo!

Alba se desata sus botas y corre descalza hacia el final del arco iris. Cada vez está más cerca.

Alba se deja llevar por la espiral de colores del arco iris. Le eleva. Le cambia. Le llena.

Alba no ha llegado al final del camino, sino al principio de algo…


La castañera

Escrito por cuentosynanas 19-10-2014 en castañera. Comentarios (0)

Música

NARRADOR: Schhhhhhhh silencio. Alguien descansa entre las hojas marrones y los colores naranjas y limones. Es una joven que aletargada espera a que llegue la estación más querida por los habitantes del bosque: el otoño

Primero ha pasado el frío invierno. Con su nieve, con su viento y con sus días cortos (ESPERAMOS)

La primavera con sus colores, mariposas, olores y sus dulces flores.(ESPERAMOS)

El verano con sus días largos, sus baños, su calor y sus juegos al sol. (ESPERAMOS)

El otoño, por fin llega el otoño. Es tiempo de lluvia, de humedad, de viento y de frutos del bosque. La joven que duerme es a castañera. Un habitante del bosque amiga de las ardillas, de los caracoles y de los gigantes. Sí gigantes. Una especie que nos dejó hace miles y miles y miles de años. Los gigantes eran seres grandes, bondadosos y con un corazón…gigante. De bosque en bosque prestaban sus manos y su buen corazón. Los gigantes se escondían detrás de árboles gigantes, de montañas gigantes.

A ver, a ver…que alguien se despierta….silencio…es ella. Ha llegado el otoño y vuelve a despertar.

(La castañera mira hacia todos lados. Está aturdida, distraída y algo confusa.)

 Toca las hojas(intenta pegarlas en los árboles pero vuelven a caer), los árboles, los acaricia.  La castañera dice:

CASTAÑERA:  Hola!... Alguien sabe por qué he despertado? (alguien contestará) (porque es otoño).

CASTAÑERA: Claro! Pero qué tonta! Es otoño! Vienen los Reyes Magos!!!! (los niños dirán que no). Ah no! Perdón perdón es el Pascua!!! (nooooooooooooooooooooooooooooo) vale vale…es tiempo de lluvia, de colores marrones, es tiempo de castañasssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss!!!!!

NARRADOR: De repente el viento sopla y la castañera se agita.

CASTAÑERA: Hace frío.

NARRADOR: El viento sopla y mueve los árboles hacia los lados. Pero la castañera tiene el poder de hacer parar el viento. Dice: Stop! Y el viento para como estatuas. Y en cuanto se da la vuelta, vuelve a soplar con fuerza. (se hace esto tres veces)

CASTAÑERA: Y si….quién canta conmigo la canción del viento?

NARRADOR: La Castañera cada año recoge castañas y las lleva al pueblo más cercano. Allí la esperan cada otoño. Hoy es día de recoger todas las castañas que pueda y meterlas en su cesta. La castañera se acerca a un árbol pero no alcanza ninguna. Se acerca al otro y tampoco las alcanza. Una ardilla traviesa se rie desde lo alto del árbol. La castañera se enfada y le pregunta

CASTEÑERA:  ¿Por qué te ríes????!!!!

ARDILLA:  Jajajaajajaaj. Me río porque no llegas. Si fueras ardilla las alcanzarías.

CASTAÑERA: Si fuera ardilla sólo podría comerme una. Yo puedo coger de diez en diez porque tengo una cesta preciosa. Donde está la tuya?

NARRADOR: La ardilla se pone nerviosa y salta al otro árbol.

CASTAÑERA:  No te vayas lejos. Ayúdame y juntas cargaremos la cesta

ARDILLA: mmmmmmmmm NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!.

NARRADOR:  La Castañera se pone triste y se sienta apoyada en un árbol. Un caracol se mueve.

Cuando lo mira para. Se mueve. Ella lo mira y para (jugamos con los niños a que nos digan cuándo se mueve).

CASTAÑERA:  si canto Caracol col col….si canto esa canción sacará los cuernos al sol.

 (Cantamos la canción) A la segunda vez que cantamos el caracol levanta lentamente los brazos como si fueran cuernos. La castañera le saluda con alegría. Incluso lo abraza.

CASTAÑERA: Caracol…me ayudas?

CARACOL: Claro! Qué necesitas?

CASTAÑERA:  Quiero que subas al árbol y me bajes unas castañas. Tengo que ir al pueblo a repartirlas.

CARACOL:  Sí espera.

 Lentamente el caracol se acerca al árbol y sube. Cuando ha llegado arriba le pregunta:

CARACOL: ¿Y ahora qué hago?

CASTAÑERA:  Tírame una!!!!!!!

 El caracol llora con mucha fuerza!!!!!

CARACOL: Ayyyyyyyyyy. La castañera se preocupa.

CASTAÑERA: Pero qué te pasa ahora?

CARACOL: Que no tengo brazos ni manos para coger ninguna!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

CASTAÑERA: No te preocupes y baja ya conmigo. Juntas pensaremos.

El caracol baja. Se apoyan por la espalda las dos.

NARRADOR: Se asoma un gigante bueno del bosque.

Suena la música del gigante. Los árboles se miran y se chivan: Gigante!!!. Cuando el caracol oye lo de Gigante se esconde. Mientras el gigante anda lentamente…

 La Castañera se alegra de verlo y lo abraza.

CASTAÑERA: Gigante!!!!!!!

GIGANTE:  Castañera!!!!

CASTAÑERA: ¿qué haces por aquí?

GIGANTE: Busco a quien ayudar ¿Te puedo ayudar?

CASTAÑERA:  Pues no sé. Vete, vete, sigue tu camino y ayuda a alguien.

GIGANTE: Vale Castañera me alegro de verte!

CASTAÑERA: Y yo! Adiós, adiós!

CARACOL: Pero niña que no se vayaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!

CASTAÑERA: Por qué?

CARACOL:  Porque tú tienes un problema y él la solución a tu problema.

CASTAÑERA: Ah sí? Síiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii es verdadddddddddddddddddddddddddddddddddd!!!!!!!!!!!!!!! Giganteeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!! Todos los niños lo llaman!!!!

GIGANTE: Qué quieres castañera?

CASTAÑERA:  Giganteeeeeeeeeeeeeeeeee!!! Necesito que me llenes la cesta de castañas.

GIGANTE: ¿Y cómo puedo ayudarte?

CASTAÑERA: Tú eres fuerte?

GIGANTE:  Sí claro.

CASTAÑERA: A ver…puedes acercarte al árbol y hacer que caigan las castañas?

GIGANTE: Claro!!!! Espera!

 Se acerca e intenta mover el árbol. Pero está muy duro y no se mueve. Se acerca al otro. Intenta moverlo y nada. (Se puede llamar a un niño y que lo intente). La Castañera se pone triste…

GIGANTE: No te pongas triste amiga. Espera. Viento!!!!!!!!

El viento viene y sopla con fuerza…pero nada.

GIGANTE: Lluvia!!!! La lluvia cae (los niños hacen el sonido de la lluvia con dos dedos golpeando la palma de la mano). Y nada.

GIGANTE: Mira esa piedra! Voy a cogerla y la lanzaré con todas mis fuerzas.

Intenta cogerla pero pesa mucho. En el intento de cogerla la piedra se ríe con carcajada.

GIGANTE: De qué te ríes, piedra?

PIEDRA: Nada, nada, tú sigue..jajajajaja!!

GIGANTE: Pues a mí no me hace gracia!

Ella sigue con su risa.

PIEDRA:  es que..jajajaj..me has hecho una cosquilla..jajajajaj.

GIGANTE: Nunca imaginé que las piedras pudieran tener….(de repente se calla y no acaba su frase) _ya lo tengo!!!!! Si una piedra tiene cosquillas…un árbol tendrá no una cosquilla…sino muchas!

El gigante se acerca despacio al árbol y le rasca. El árbol se ríe. Cae una castaña. Caen dos, tres...Va al otro árbol e igual.  Sigue con las cosquillas…jajajajajajajaja. Y empiezan a caer más de 100.

NARRADOR: La castañera está contenta. Pero más aún el Gigante de verla feliz. Y más si cabe el caracol de compartir la alegría de un  amigo.

NARRADOR: Ha llegado el momento de ir al pueblo. El Gigante se despide de ellos. Vuelve en busca de un problema. El caracol también le dice adiós.

CASTAÑERA: No te vienes conmigo?

CARACOL:  No castañera.  Soy muy lento…tardarías muchos otoños en llegar a tu destino.

CASTAÑERA:  Me voy pero volveré pronto. Espérame eh??? Adiosssssssssssssssssssssssssssss.

(Música triunfante)

NARRADOR: La castañera se dirige al pueblo. Allí le esperan niños y niñas, mamás y papás, jóvenes y mayores.  La reciben felices cantando su canción.

Todos cantan juntos la canción de la castañera (hacer el baile todos a la vez rodeando a la castañera, en círculo)

CASTAÑERA: Hola a todos!

NIÑA: Por fin! Dónde te habías metido???

NIÑA2:  Llevamos tiempo esperando!!! Ya ha pasado un año…

CASTAÑERA: Si yo os contara por todo lo que he pasado…no os lo creeríais. Asemos las castañas!!!

NARRADOR:  La castañera pronto volverá al bosque a por más frutos del bosque. Mañana le toca recoger avellanas, y pasado, manzanas. Pero entonces haremos otro cuento…quizá la Manzanera, o la avellanera. O por qué no, la ardilla más traviesa.