El lobo que miraba las estrellas

Escrito por cuentosynanas 14-05-2015 en el lobo. Comentarios (0)

Nuevo cuento para la obra de teatro final de curso del Ceip 8 de abril...ya estamos con los ensayos!!

EL LOBO QUE MIRABA  LAS ESTRELLAS

Hoy es el día mundial del cuento. En la casa de chocolate se han reunido algunos de los personajes de cuento más famosos. Coordina el acto el cazador de Caperucita. En esta reunión se supervisa cómo están, cómo se encuentran y qué necesidades pueden tener los personajes de cuentos después de un año de duro trabajo interpretando escenas y corriendo muchos peligros. Hoy están allí presentes Hansel, los tres cerditos, caperucita, el lobo, algún enanito, la abuelita y....bueno, no cuento nada más...por deformación profesional tiendo a relatar cualquier cosa como si de un cuento  se tratara...empieza la función.

(barullo)

Cazador: orden!!!!! (golpea con la maza) orden!! de uno en uno por favor!! no entiendo nadaaaa!!!

Alicia: Eso les digo! Que no griten! Así no nos vamos a entender...

Caperucita: Qué mal huele! No miro a nadie!!

Cerdito mayor: Ya está! Siempre lo mismo! Cuando huele mal es un cerdo no?

Cerdito pequeño: Yo me duché hace 1 mes! A mí que no me mire nadie

Cerdito mediano: Nos tienen envidia porque somos estrellas de cuento!

Caperucita: Comoooooo??? envidia?? para nada cerdito!! Yo soy mucho más famosa que tú! Soy una auténtica heroína..las niñas me adoran

Princesa: Y a mí tambien ehhhh?? acaso no véis cómo las niñas siempre quieren ser princesas? Adoran mis abalorios y mis detalles sencillos...

La abuela: Bueno, bueno Caperucita...no seas tan engreída. Los niños te adoran porque eres una niña humilde y confiada..nunca te olvides de esto.

Enanito: Podemos centrarnos un poco en la reunión? No hemos venido aquí para demostrar nada. Estamos aquí para no perder el horizonte y no perder nuestras raices.

Cazador: Gracias! Por fin alguien que pone orden en esta reunión. Estamos aquí para preservar nuestras vidas, nuestras historias...para que generación tras generación nos conozcan y acompañemos a los niños toda la vida.

Bruja: Pues entonces dejadme decir que quiero reivindicar una nueva imagen para las brujas. Siempre vamos de negro y somos feas y muy malas. Y nos hacen usar una escoba que vuela para ir de un lado a otro, con lo que eso marea!

Lobo: Yo también estoy un poco cansado de ser siempre el malo...los niños se asustan cuando grito, cuando soplo o cuando llamo a la puerta (se oye un toc, toc , toc y todos gritaaan) Véis? Eso siempre pasa desde que llamo a las puertas.

Alicia: ¿Quién llama a estas horas? Falta alguien? Será una tetera? Serà una taza?

Cazador: No hay nadie más citado a esta reunión.

Abuelita: ¿Abro?

Caperucita: No abras abuela, a ver si te va a pasar algo...

Enanito: Déjalo, ya voy yo!!

(Se abre la puerta y entra Lucía)

Lucía: Hola a todos (lo dice con un poco de vergüenza)

Todos: Hola (con recelo)

Caperucita: ¿Quién eres?

Lucía: Soy Lucía, una niña de 6 años con una historia.

Enanito: Ninguno de nosotros te conocemos. ¿Qué haces aquí? ¿En qué te podemos ayudar?

Lucía: Veréis...no sé por dónde empezar...

Caperucita: Desde el principio! Nos encantan los cuentos! Somos cuentos!

Lucía: Yo quería que nevara en mi habitación...y creé una máquina para hacer nieve. Pero no funcionaba. Hasta hice una canción!!!. De repente aparecí en un desguace y allí encontré a unos grandes amigos que me ayudaron a dar sentido a la Navidad. Y juntos nos adentramos en una espiral fantástica que nos trajo de nuevo a la vida normal. Y desde entonces conseguimos que nieve en cada habitación de cada rincón del mundo!!!

Lobo: Bravooo!! qué maravilla!! qué cuento más bonito...

Lucía: Sí lo es. 

Abuelita: Y a qué has venido jovencita?

Lucía: Pues quiero formar parte de vuestras vidas y de todas las generaciones venideras. No quiero caer en el olvido!! quiero que cada niño conozca este nuestro cuento.

Cazador: Verás Lucía...para formar parte de nuestra organización has de ser famosa...y, perdona mi atrevimiento, creo que tú aún no lo eres.

Lucía: Sí lo soy! Los niños me quieren! Hice que nevara en sus habitaciones!

Cazador: Sí, es cierto. Pero sólo eres famosa en el cuento. Fuera de él, nadie te reconoce.

Lucía: ¿Qué he de hacer para formar parte de la vida de los niños?

Abuelita: Eres muy joven...nosotros empezamos como tú. Y después de muchos hemos llegado hasta aquí. Tendrás que esperar a que los adultos cuenten tu historia a los más pequeños. Quizá si vuelves dentro de 100 años lo hayas conseguido.

Lucía: No creo que pueda esperar tanto...

Cerdito: No seas impaciente! Sabes cuantas veces he tenido que correr delante del lobo?!

Princesa: Sí eso, sabes cuantos principes he tenido que encontrar y besar para estar hoy aquí y ser famosa?

Caperucita: Y las veces que me ha tragado este lobo!!

Lobo: Oye!! que a mí no me gustas ehhh!! no sabes nada bien!

Abuelita: Y las veces que he tenido que oir lo de : “Abuelita que ojos más grandes tienes”

Lucía: Estáis cansados de hacer siempre lo mismo!! Lo noto en vuestros comentarios! Ya es hora de que déis paso a las nuevas generaciones! Los niños del mundo tienen nuevos cuentos que contar y que inventar!!

Todos menos Lucía: No digas esa palabraaaaaaa!!!!!!

Lucía: ¿Cuál? Inventar?

Todos menos Lucía: Nooooooooooooooooooooooooooooo digasssssssssssssssss esa palabraaaaaaaaaaaaaaa!!

Lucía: Anda! Tenéis miedo de que se escriban nuevos cuentos!! Por eso no queréis que forme parte de vuestro grupo!! Tenéis miedo a que os quiten la fama!

Bruja: No es cierto (titubea..) es que...es que...mientras sigan contando nuestras historias estaremos presentes en la vida de todos los niños! 

Lucía: Pero ha de haber sitio para todos! Los niños ya no se creen eso de que el lobo se trague a la abuelita o se coma 7 cervatillos...o que las bruja tenga que envenenar a jóvenes inocentes y buenas! Hoy en día esas cosas no gustan. Los niños quieren escuchar cuentos de amistad, de amor, de esperanza..de un mundo mejor!!!

Caperucita: Nos quieres apartar!!!!

Lucía: Noooooo!!! quiero formar parte de vuestras vidas...y de la de todos los niños! Juntos podemos hacerlo!!

Cazador: ¿pero cómo vamos a hacerlo? No podemos cambiar ya nuestras historias. Están en las vidas de todos los niños, jóvenes y adultos...

(Suenan 12 campanadas)

Lucía: ¿Qués es eso?

Cazador: Son las campanadas del cierre de la edición de este año. Cuando suene la última habremos acabado.

Lucía: Nooooooo!!! hemos de hacer algo!!

Abuelita: No hay tiempo ya

Lucía: Lo tengo!! antes de que acabe la última campanada contaremos un cuento juntos. Pararemos el tiempo y lo cambiaremos todo juntos!!!

Enanito: ¿Cómo vamos a parar el tiempo?

Lucía: Diciendo las palabras mágicas!

Cazador: En nuestros cuentos no hay palabras mágicas!

Lucía: Érase una vez...

Las campanadas se detienen y todos los personajes se quedan estáticos. Sólo Lucía que ha pronunciado las palabras mágicas parece que se mueve y puede hablar. Se dirige a los niños y les pregunta si pueden oirla. Les cuenta lo que va a hacer. Va a inventarse un cuento en el que aparezcan todos esos personajes y ella también. De esa manera podrá formar parte del clan de los cuentos populares. Les pregunta a ellos cosas de los personajes, o cosas que puede cambiar de ellos. Harán un cuento entre todos y le permitirá formar parte  del grupo...empieza el cuento:

Érase una vez, en un bosque profundo, un día cualquiera de la vida de cualquiera, un lobo mirando a la luna y a las estrellas en una noche calurosa de verano...Las mira con dulzura y les silba canciones bonitas. Sabe que nunca le responderán, pero se ha convertido en un rito, en una necesidad. Cada noche, con sigilo se acerca a ellas y las contempla. Ve en ellas la luz y la grandeza de una madre, de unos hermanos, de unos hijos. Cuando era pequeño, su mamá loba siempre le contaba cuentos de lunas y estrellas. Le ayudaba a soñar.

 Aquella noche se le sumó a su contemplación tres curiosos hermanos. Eran cerditos. Por allí paseaban después de haberse comido una tarta cada uno. Se acercaron al lobo y le indagaron por su presencia. Cuando les contó su historia con la luna y las estrellas, los cerditos se rieron de él. Aún así el lobo no le dio importancia y siguió allí quieto. Ellos, al verlo tan convencido decidieron sentarse a su lado. Pasaba por allí un enanito que volvía de un día duro de trabajo. Al ver a los cerditos y al lobo mirando las estrellas decidió sentarse junto a ellos. Al poco rato la bruja perseguía a la princesa para darle un escobazo. La princesa le dice que pare un instante, que hay un lobo mirando a la luna. Se acercan y se sientan al lado. Caperucita acompaña a la abuelita de vuelta casa. Ven la escena y Caperucita grita de miedo al ver al lobo. Todos se giran menos el lobo. Le dicen que no grite y que se siente. Aparece el cazador nervioso por los gritos. Pero todos le dicen que calle y que se siente. Él confuso y sin entender muy bien por qué, se sienta a contemplar la noche. Alicia que seguía desorientada la ruta del conejo se para ante tal escena. Después de su aventura, no le sorprende que un lobo, tres cerditos, una bruja o una princesa contemplen juntos las estrellas en el cielo. Lucía está buscando  piezas para completar un rompecabezas. Se acerca curiosa y les pregunta. Ellos le dicen que miran las estrellas y la luna. El lobo le cuenta que le relaja y le ayuda a descansar y  a soñar. El lobo también le cuenta la leyenda de que cada 1000 años, una estrella baja para ser acariciada. Quien pueda hacerlo será portador de un deseo. Lucía le pregunta por la fecha. Coincide que, esa noche, es la noche mil desde la última bajada de una estrella. Todos están nerviosos porque van a poder pedir un deseo. Esperan nerviosos a que baje la estrella. Juntos estiran la mano para acariciar una punta. Lucía pregunta uno a uno por su deseo.

Cerditos: Hemos deseado tener un castillo fuerte y grande que no se derrumbe por el viento!

Caperucita: Yo he pedido no perderme más por el bosque y encontrar siempre el camino de vuelta a casa

Abuelita: Yo he pedido poder correr y no cansarme nunca

Cazador: Y yo paz y tranquilidad..y un sofá para descansar

Enanito: Mi deseo es tener vacaciones y poder bañarme en la playa

Alicia: Yo quiero un mundo normal …con principio y con final

Bruja: Yo he pedido ser buena y viajar en primera 

Princesa: Yo he pedido ser maestra y enseñar a los niños el camino de la felicidad

Lobo: Yo, yo, yo deseo una familia a la que poder querer y cuidar... (Salen a escena los lobitos y los abraza). Es verdad Lucía! Lo hemos conseguido! Nuestros deseos se han cumplido...y tú que has pedido?

Lucía: Que vuestros deseos se hicieran realidad...sé que sólo así de esta manera, formaré parte de este nuestro cuento ya popular.